Jesús Enseña Otras Historias

Mateo 13:31-33, 44-46; Marcos 4:30-32; Lucas 13:18-21; 18:9-14

Jesús contó muchas otras historias acerca del Reino de Dios. Por ejemplo, él dijo: El Reino de Dios es como una semilla de mostaza que alguien sembró en su campo. Ustedes saben que la semila de mostaza es una de las semillas más pequeñas.

jesus-ensena-otras-historias

“Pero cuando le semilla de mostaza crece, llega a ser la más grande de todas las plantas del jardín, tan grande que aún los pájaros pueden descansar en sus ramas.”

jesus-ensena-otras-historias

Jesús contó otra historia, “El reino de Dios es como la levadura que una mujer mezcla con la masa de pan hasta que se extiende en toda la masa.”

jesus-ensena-otras-historias

“El Reino de Dios es también, como un tesoro que alguien escondió en un campo. Otro hombre encontró el tesoro y lo enterró otra vez. Estaba tan lleno de gozo que fué y vendió todo lo que tenía y usó el dinero para comprar ese campo.”

jesus-ensena-otras-historias

“El Reino de Dios también es como una perla perfecta, de gran precio. Cuando un comerciante​ de perlas la encuentra, él vende todo lo que tiene y usa el dinero para comprarla.”

jesus-ensena-otras-historias

Luego Jesús contó una historia para algunas personas que confiaban en sus buenas obras y menospreciaban a la otra gente. El dijo: “Dos hombres fueron al Templo para orar. Uno de ellos era un cobrador de impuestos, y el otro era un líder religioso.”

jesus-ensena-otras-historias

“El líder religioso oraba así: Gracias, Dios, porque no soy un pecador como otros hombres, como los ladrones, los hombres injustos, adúlteros o aún como aquel cobrador de impuestos.

jesus-ensena-otras-historias

“Por ejemplo, yo ayuno dos veces cada semana y te doy el diez porciento de todo el dinero y las cosas que yo recibo.”

jesus-ensena-otras-historias

“Pero el cobrador de impuestos estaba lejos del líder religioso, y ni siquiera miraba hacia el cielo. En lugar de esto, él se golpeaba su pecho con su puño y oraba: Dios, tén misericordia de mí porque soy un pecador.

jesus-ensena-otras-historias

Entonces, Jesús dijo: “Les digo la verdad, Dios escuchó la oración del cobrador de impuestos y le declaró justo. Pero a Él no le gustó la oración del líder religioso. Dios humillará a cada uno que es orgulloso, y él levantará a cada uno que se humilla.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *